Avisar de contenido inadecuado

La flor de la riqueza

{
}

No es pobre el que nada tiene. Es pobre el que no se contenta con nada, aquél  a quién nada le satisface.

El que nada tiene, con poco que reciba se sentirá rico. Y es que el hecho de no tener, le ha enseñado a sufrir en silencio, a aceptar, a valorar lo poco que puede conseguir, a disfrutarlo, a compartirlo con los demás y a agradecer todo aquello que recibe.

Y por estas razones el pobre es rico por sí mismo, porque haber aprendido a sufrir, a aceptar, a valorar, a disfrutar, a compartir y a agradecer, le ha enseñado en definitiva a amar.

El verdadero amor acepta, valora, disfruta, comparte, en ocasiones sufre en silencio y siempre agradece.

Y que difícil es que el rico acepte, valore, disfrute, comparta, sufra en silencio y agradezca, puesto que éstas son cualidades que nada tienen que ver con la riqueza material.

Al contrario, cuánto más se tiene, uno más se aleja de estar conforme con lo conseguido ya que nunca le parece suficiente (no acepta); más se aleja por tanto de darle valor a lo que va acumulando con facilidad (no valora); más se aleja de saber disfrutarlo porque a todo le encuentra pega (no disfruta); más se aleja de compartirlo con los demás porque todo es suyo, a veces incluso lo que aún no ha conseguido (no comparte); sufre por lo que aún no tiene y además no lo hace en silencio porque suele quejarse constantemente y sin motivo (no sufre en silencio); y jamás agradece nada, porque se atribuye todos lo méritos aún cuando no sean suyos, como tan a menudo sucede (no agradece).

Estaremos pues de acuerdo en que la riqueza material en nada ayuda a acercarnos a los demás para amarlos tal y como son, desnudos de bienes, posición social y dinero.

Supongo que también podemos estar de acuerdo en decir que para amar hay que hacerlo de igual a igual, puesto que todos somos seres humanos y por tanto iguales en esencia. Pero que difícil es que el rico considere su igual al pobre, y más aún que lo trate como tal.

Aunque evidentemente hay excepciones, la realidad cotidiana refleja que el que se siente poderoso y por tanto por encima de otro tiende a dominarlo, y eso por desgracia también sucede en el amor.

Y por todas estas razones, me han venido a la memoria aquellas curiosas y gráficas palabras de Jesús, recogidas en el Evangelio de San Mateo, quién al referirse a la riqueza material dijo: "Más fácil es que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el Reino de los Cielos".

Con independencia de la religión que profese cada uno, e incluso de que podamos estar alejados de su práctica, parece claro que el dinero en exceso no es precisamente una ayuda para aprender a sufrir, a aceptar, a valorar, a saber disfrutar, a compartir y a agradecer.

Y es por eso por lo quiero dejar constancia de mi reconocimiento para aquellos ricos que han hecho pasar el camello por el ojo de una aguja. Que su ejemplo ayude a cambiar el mundo.

Ellos nos han demostrado que, con sensibilidad y amor por los demás, la riqueza material puede ser de gran ayuda si está en manos de un ser humano que a pesar sus riquezas, sabe que la mayor utilidad del dinero es la de proporcionar felicidad al que le falta.

No soy feliz porque puedo comprar lo que quiero. Soy feliz cuando lo entrego a los demás porque en ese compartir descansa el amor del  que entrega y del que recibe. Y en ese momento, no hay rico ni pobre, puesto que somos uno.

Mientras que la riqueza espiritual vive en el interior del ser humano, la riqueza material es exterior a él, y por tanto no le pertenece.

Uno es quién es pero no es el dinero que tiene. El que confunde esto se ha puesto en manos y al servicio del dinero. Es éste quién maneja su vida y condiciona todas sus decisiones. Cuanto más acumula más infeliz es en su interior y a pesar de ello no puede evitar continuar acumulándolo.

La flor de la riqueza está en uno mismo y nada tiene que ver con el dinero.

 Nadie puede comprar lo que no es.

{
}
{
}

Comentarios La flor de la riqueza

Que lindo escrito mi jose, sabes yo soy feliz porque en mi trabajo doy lo que tengo a mis niños y sus familias y tambien porque cuento asi sea virtualmente con amigos como tu que tienen esa riqueza espiritual y de transmitir pensamientos tan profundos y sensatos, cuidate mucho mi josé te quiero un resto ........juana.
juana07 juana 03/05/2008 a las 03:25
Suerte que tienen tus niños de contar con una persona como tú, de gran riqueza  espiritual, y que compartes esa riqueza con la esperanza de encender en ellos nuevas ilusiones e inquietudes en sus corazones.

Quién da lo que tiene, da lo que es.

Cuando alguien da como tú, sólo resta agradecer.

Yo también te quiero un resto.

Gracias por ser como eres.

Jose
Estoy de acuerdo.

El que necesita acumular bienes materiales vive en el miedo. De hecho, no confía ni en él mismo ni en la vida. Y por eso tiene que guardar, porque no confía en que nada ha de faltarle a lo largo del camino.

Al no compartir, vive desde la carencia y no cree en la abundancia. Como nada da, está seguro de que nada recibirá (salvo que él mismo se lo procure).

Coincido también contigo en que la pobreza de espíritu no sólo puede vivir entre los ricos sino también entre los pobres, porque -como dices-  aquél al que todo le parece poco es pobre de espíritu, tenga más o menos bienes materiales.

Gracias hermano y un fuerte abrazo,

Jose
ademas, agarrandonos a lo que tenemos no dejamos sitio para que entren cosas nuevas en la vida! Muy buen articulo
Aprende Coaching Aprende Coaching 03/05/2008 a las 17:22
Cuando no esperas nada, cualquier cosa que recibes es un verdadero regalo.

Bss.
anna anna 03/05/2008 a las 22:40
El que vive en la obsesión de tener y acumular se aleja de ser.

El que sólo tiene no es.

El que no tiene la inquietud de ser, difícilmente ampliará su horizonte.

Aunque a veces hay que perderse para empezar a encontrarse.

Gracias "Aprende Coaching"
Las expectativas son una fuente de desilusión constante para el ser humano.

Cuando no sucede lo que esperamos, nos cuesta aceptarlo.

En cambio, cuando no esperamos nada, todo está bien y por eso lo que recibimos es un regalo.

El desapego respecto al resultado de nuestros actos nos hace libres.

Anna, tu visita ha sido un regalo,

Jose
Compartir y agradecer,,es el regalo
porque es dando con gratitud y recibiendo como nos complementamos como seres humanos,,
Muchas gracias por tu texto,,,muy bueno. Spirit
Spirit 04/05/2008 a las 23:03
Gracias a ti Spirit.

En ocasiones, nos cuesta más recibir que dar. Quizá olvidamos que la generosidad también tiene que ver con dar el espacio suficiente para recibir lo que nos da otra persona.

Dar y recibir es compartir.

 


Completamente de acuerdo,,,,
Personalmente,,me cuesta más recibir que dar,,,siento resistencias,,,que por suerte, voy soltando.
Sí, veo la importancia de que otro, se sienta realizado por el hecho de compartir su abundancia,,,no porque quiera algo a cambio,,simplemente porque es feliz regalando.
jejejejeje,,,,,,un poqutin sord@ si ,,soy,,jeje,,,pero aún leo bien,,,,jeje
Perdona,,,es que se presta ,el doble texto a la broma.
Muchas gracias por regalar,,,estoy agradecid@ de recibir,,,Spirit
Anónimo 05/05/2008 a las 14:01
Disculpa el doble texto pero no me he dado cuenta de que se había duplicado el envío.

Cuando nos cuesta recibir, es posible que eso ocurra porque nos cuesta creer que lo merecemos. Quizá hemos de querernos más y permitir que los demás nos den o nos regalen.

Muchas gracias por recibir y compartir de nuevo conmigo y con todos en este blog.

Jose
No tengo todo lo que quiero, pero aprendi a querer  todo lo que tengo.
Los objetos no nos hacen como persona, mas  dependen de nosotros que les damos un lugar en este mundo,  no al contrario.
Un abrazo, gracias por tus reflecciones tan acertadas. Que la luz te guie siempre.
Lo más sencillo, se convierte muchas veces en lo más difícil.

Nos lleva todo un trayecto aprender a valorar y querer lo que tenemos, y aún nos cuesta más aprender a querernos a nosotros mismos.

Y es en lo simple dónde vive la felicidad.

Tu luz es mi luz y la mía es la tuya.

Un fuerte abrazo y gracias por ampliar la reflexión.
hola cariño. me ha encantado tu escrito.
estoy completamente deacuerdo con él . en todo.....me llena el alma pero......
ke hacemos con nuestra vida amor??
ke hacemos cuando no tenemos trabajo y vamos a la entrevista y lo úniko ke priva es ser guapa .....tener buen tipo...llevar un reloj caro.llevar una buena ropa......y si no es así pues mal......dime ke hacemos con esto eh?? porke a nivel individual es maravilloso lo ke expresas.....pero sal a a la calle.......sal y mira cariño......y ahora dime...........
Ir a la entrevista, con nuestra cara y nuestro tipo, llevando el reloj barato que da la hora tan bien como el caro y vestidos con nuestra ropa que no es de marca pero refleja quiénes somos por dentro.

Entrar en la entrevista con la convicción de que siendo nosotros mismos el trabajo es nuestro, y dejar que suceda.

Confiar en nosotros es confiar en lo que somos y no en lo que tenemos.

Ahí radica la diferencia.
amor me encanta te lo juro......estoy tan de acuerdo......amor pero no es asiiiii entiendes no es asi...........
No existe una realidad pre-establecida.

Nuestra actitud frente a lo que nos sucede puede generar una u otra realidad.

Hay gente que tiene que ver para creer. En mi opinión hay que creer para ver.

Si no creo en algo no lo haré suceder, mientras que si creo en aquello que quiero que suceda, y me comprometo con ello, lo haré suceder (lo veré).

Somos energía y movemos la energía que decidimos ser.

Esa es mi visión, aunque respeto la tuya y cualquier otra.

 
esa forma de pensar es ser pobre de espiritu y el pobre de espiritu lei una vez es el desposeido,el peregrino de la existencia y mendigo del amor..
bss.. Paz
albapaz paz 09/05/2008 a las 20:28
Supongo que el peregrino de la existencia está mendigando amor.

Al fin y al cabo el amor es el principio de todo.

Un beso,

Jose
me gusta mucho ver que compartimos los valores reales de la vida aquellos que no desaparecen nunca porque no son materiales el amor, la amistad, la integridad, etc. si sabemos vivir con nuestras posibilidades sean muchas o pocas seremos relativamente felices y nunca envidiaremos a los demás, porque el que envidia no vive, sufre deseando lo que nunca tendrá, es facil ser feliz si somos nosotros mismos y no vivimos cara a la galeria.
me alegra mucho haberte encontrado seguiré leyendote....
Tú lo has dicho, es fácil ser feliz si somos nosotros mismos.

La felicidad está dentro y siempre corremos afuera tratando de atraparla.

Basta con ser uno mismo para sentirla, y es porque la siento dentro porque empieza a manifestarse afuera.

La alegría es mutua y es para mí un honor recibirte en este blog.
anda¡¡¡¡¡¡¡ tengo a un coach y a otro ke aprende coach. pues yo estudio coach.........
dios mio........seré una pésima coach..........
zoy un dezastre........voy a agregar al ke estudia también.........
besos de la ke se ha caido por las escaleras...........y me duele todo el cuerpo......si es ke no me sale nada bien :-o
aprende coachin.......ke blog tienes tú ke no me entero.........
se puede escribir ahí.
bueno guapo......ya me dirás algo..........
nadie me contesta............. :'-(
Dices: "zoy un desastre"... "las cosas no me salen bien".

Hay que distinguir el "Ser" del "Hacer".

Si me digo a mí mismo esas frases, me estoy diciendo YO SOY UN FRACASO. Y eso va directamente a mi Ser, a mi persona, y es un discurso interior que me retira de intentar las cosas.

Por el contario, si acepto que mi HACER es el que no está funcionando y no mi SER, puedo ver que cometo ERRORES pero que no fracaso.

Sólo así puedo cambiar las cosas porque el ERROR contiene la información de lo que puedo mejorar.

Sólo si acepto mi ERROR y veo en él una gran oportinidad para APRENDER puedo transformar las cosas. Es porque me permito equivocarme por lo que puedo aprender.

Y en cuanto al Fracaso. Sólo fracasa quién decide no volverlo a intentar.

Esta es mi respuesta para tí.

Deja tu comentario La flor de la riqueza

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre